Creando autómatas ¿qué queremos conseguir?

Hace unos días leía un artículo en la prensa que me llamó muchísimo la atención lo que me hizo plantearme muchas cosas, ¿a dónde vamos a llegar?http://www.elmundo.es/yodona/2015/01/24/54c2174922601d4a2c8b457a.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=facebook
Mi primer pensamiento fue ¿Estamos locos? ¿Por qué esa obsesión por ser los mejores en todo? ¿Esa fijación en convertirlo todo en una competición? Y lo peor de todo ¿por qué ese afán de que nuestros hijos sean los primeros en todo?
Vivimos en una constante competición, si el hijo de la vecina gatea, vamos a poner todo nuestro empeño para que el nuestro ande; si la hija de nuestra amiga está aprendiendo inglés, la nuestra tendrá que aprender ingles y mandarín como mínimo, y así con todo.
Empezamos exigiendo a nuestros hijos desde que nacen para que hagan cosas, balbuceen, hagan gestos,…antes que los otros bebés de su mismo tiempo o incluso un poco más. Incluso los llevamos a la escuela infantil o guardería para que aprendan mucho más que en casa aunque no tengamos necesidad de llevarlos pero por miedo de que los otros estén más espabilados, empiezan a hablar antes, están más socializados,…y así una serie de creencias y leyendas urbanas muy extendidas en la población. Una cosa es cierta, la escuela infantil los espabila pero por mera ley de supervivencia…no quiero entrar en el debate de escuela infantil si o escuela infantil no, pero los tres primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de un niño y que mejor que pasarlos con sus papás, abuelos y familiares, recibiendo cariño, cubriendo sus necesidades pero si no hay más remedio pues a elegir una buena escuela infantil, que las hay. Pero por una buena escuela infantil no me refiero a las escuelas infantiles de las que habla el artículo, dónde hay que pasar ciertas pruebas de selección, dónde se convierten en escuelas elitistas, dónde sólo se pueden relacionar ciertas clases sociales, “gente de bien”….me dan bastante miedo por decirlo de alguna manera…

IMG_0918
Con este planteamiento seguro que tenemos un futuro lleno de gente muy preparada, competente pero también bastante autómatas. Entrenados para ser los mejores, ser competitivos y llegar a lo más alto. Pero muy pobres en sentimientos, privados de una infancia de juegos, de cariño y de disfrutar de la compañía de sus padres…
Muchas veces nos cegamos en “dar lo mejor” a nuestros hijos, pensando que lo mejor es llevarlo a una buena escuela, colmarlo de actividades extra escolares, programándole así toda su vida hasta que sea adulto y se la programe su trabajo. Obtenemos niños hiper ocupados y padres ocupados en sus trabajos que al final la familia se convierte en un grupo de desconocidos que comparten el mismo techo y poco más.
¿Qué pasará si el niño no cumple las expectativas de sus padres? ¿Y si quiere ir a otra universidad? ¿O a ninguna? ¿Será capaz de enfrentarse a sus padres cuando nunca ha tomado decisiones y podrá decepcionar a sus padres que han invertido tanto esfuerzo en planearle un futuro?
Los niños son mucho más sencillos que todo esto y para proporcionarle una buena base para su futuro, se trata de darle atención, cariño, mimos y tiempo de calidad, estableciendo unos límites y ciertas normas que conformen su desarrollo personal.
Me gustaría recordar un video dónde se muestra muy bien qué es lo que quieren los niños:
http://youtu.be/5egLxg_7mg0

IMG_0920

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: